Esta etapa solo se vive una vez pero marca para toda la vida.

  • Te hubieses quedado de 8 años
  • Me cuesta entenderte
  • No puedo adivinar qué te pasa?
  • Ya no eres un niño/a
  • Discutimos casi a menudo

PONTE EN SU LUGAR..

Cuando tú eras adolescente recuerdas lo que sentías?

Volver a tu adolescente aquel que vivió en ti podrá conectarte y sentir cuales fueron tus necesidades.

Que necesitabas en esta etapa ?

La “maravillosa” etapa en la que nos volvemos locos descifrando que le pasa a nuestro hijo que ya creció.

La suerte de vivir con un adolescente, la etapa de cambios extremos físicos y emocionales. Una etapa donde el joven siente que puede tener el mundo en sus manos, sus sueños están a flor de piel, a cada paso va descubriendo caminos que no conocía.

Y también está intensidad al máximo los hace mirarse, sentirse y pensar diferente. Desde la mirada al espejo, los miedos que marcan su diario vivir y que hace que sientan que nadie los entiende “nadie”, que van a contracorriente, que están en la cuerda floja tal cual un malabarista.

Un despertar maravilloso a la vida. Aunque te diga que  ya no lo beses en público o que las muestras de afecto las dejes para casa, SIEMPRE NECESITARA A MAMÁ.

El adolescente necesita afirmar que es respetado frente a toda circunstancia, imprudencia, equivocación, necesita que abraces sus fortalezas para que crea en sí mismo, necesita que lo calmes, y dejes de preguntar tanto. Necesita de tu serenidad, calma, ternura, para conectarse contigo y acudir cuando más lo necesite.

Importantísimo acompáñalo con mucha cautela, muéstrale que puede confiar en ti, no lo juzgues por más que duele el necesita su espacio para probar, aunque aparente que él/ella son los dueños del universo.

Este adolescente maravilloso necesita de ti para celebrar sus pequeños logros, donde debe saber que su casa su hogar es su refugio de conexión y amor sabrá que puede contar contigo, sabrá que con todo tu amor le mostrarás los límites con firmeza y sabrás poner freno a su acelerador.

Abraza sus cambios de humor que son como un vaivén a diario, resuelvan juntos sus dudas, acepta, respeta y limita sus imprudencias e impertinencias.

Abraza sus cambios de opinión, un día dirá que ¡si ¡ al siguiente tendrá sus fundamentos para cambiar todo su repertorio.

Cálmalo mientras llora y se ríe al mismo tiempo ni si quiera él/ella sabe que le pasa.

Muéstrate sereno, calmado porque va intentar de toda manera probar tus límites, va intentar sacarte de casillas, es ese momento donde debes ser firme y amable al mismo tiempo y hacerlo saber con total calma y auto confianza que eres su madre y autoridad con respeto, recuérdale siempre sus deberes.

Acoge su fragilidad, rebeldía, solo tiene deseo de transformarse y de ¡ser grande¡ y al ser así querrá saber de todo, quiere respuesta a todo.

Se alegre sonríe, muéstrate totalmente confiable, deberás leer los labios porque créeme que si algo no le parece  te hará saber entre dientes que no le parece.

Se alegre sonríe muestra empatía así su amigo no te guste, díselo a tu hijo/a en privado, no le saques los ojos ni le hables con señas cuando no te vea.

Se alegre sonríe así creas que ya no le importas y que quiere pasar solo con los amigos, si te ama.

Muestra que puede confiar en ti, que aceptas que hay días en los que no querrá compartir con nadie, que debes tocar la puerta de su habitación necesita privacidad, a no interrogar como policía,  a mostrarle el camino, confía que puede tomar decisiones y que estarás ahí para guiarlo.

Evita criticarlo frente a los demás, etiquetarlo, por favor no lo compares con el hijo de la fulanita del zutanito y peor del buen hijo del menganito.

Invítalo a reunirse semanalmente a preguntar cómo se ha sentido, juntos pueden conversar sobre los límites y sus opiniones son válidas porque lo estas involucrando.

Aprovecha que este tiempo es también para ti, aprende, disfruta, crece junto a él y corta el patrón tuyo, no le contagies de todos tus miedos.

Cuenta hasta diez, no explotes, mantén la calma, medita, camina, baila, has terapia has todo lo que tengas que hacer para conservar la calma frente a tu hijo/a en la calma recuérdale los límites con firmeza háblale claro, no rompas los acuerdos, ni lo justifiques, busquen soluciones, sus caídas serán sus aprendizajes, y ahí estarás tu para dejarlo sentir, pensar y decidir.

Esta etapa la puede vivir en plenitud, soñando en grande, puede vivir con total alegría y optimismo, para que sea constante y que todo lo que desee lo consiga con esfuerzo y mucho trabajo.

Recuerda esta etapa solo se vive una vez. Y marca para toda la vida.

Como quisiera que la recuerde tu hijo?

BLOG

Deja un comentario

Comment
Name*
Mail*
Website*