ESTIMULAR vs ELOGIAR

Últimamente se escucha tanto acerca de la necesidad de elogiar a los niños y no está mal. Pero no se habla de las consecuencias que produce el exceso de elogios y alabanzas.

Sin embargo hoy en día  la realidad es otra, niños que siempre esperan la aprobación del adulto, y actúan para complacer al adulto ya que es su único mecanismo para sentirse importantes. Es decir han sido expuestos alagos y elogios excesivos.

Su sentido de pertenencia se basa en buscar que los demás aprueben lo que hacen.

Es imposible de esta manera que su autoestima se desarrolle con eficacia, ya que su capacidad de reflexión y auto confianza no se han desarrollado,  es decir su actitud de resiliencia y auto confianza se encuentran  totalmente quebrantadas ya que no tienen la habilidad de resolver sus problemas y su oportunidad de aprender de los errores cada vez es más nula. La inseguridad de realizar acciones con riesgo serán difícilmente procesadas por temor a no recibir los halagos a los que están acostumbrado.

Para elevar la autoestima de los niños no necesitamos adular, sino estimular.

Un ejemplo claro es nuestro diario vivir como adultos, profesionales, compañeros de trabajo etc.  Es incomodo cuando a diario en todo momento escuchas alabanzas o elogios, de tu jefe, esposa, esposo, amigos etc. La pregunta que te viene a la mente es: Ahora que querrá? Que me va pedir?,

Pero cuando un jefe, esposo, amigo, amiga, nos motiva, estimula o alienta, nuestro sentimiento cambia totalmente, lo que piensas es, se interesa en mí.

Entonces hablar en positivo a los niños tiene un contexto muy diferente, significa enfocarme en sus fortalezas, que el niño tome consciencia de sus capacidades, cualidades. Dirigiéndome siempre a la acción más que al niño en sí.  Conseguiremos que el niño desarrollo su personalidad sin esperar los alagos o elogios de los demás, auto confianza para equivocarse y volver a intentar.

 

 

El elogio se dirige directamente al niño el aliento a la acción realizada. Así el niño siente que ha conseguido algo por el mismo, piensa lo puedo hacer ¡y decide intentarlo aprender ¡

Las alabanzas o elogios son como un caramelo dulce que se debe dar al niño debes en cuando.

El estímulo o aliento en un niño es como la planta necesita el agua.

Como mama esto no significa que yo estaré paranoica diciendo hoy le digo mañana no hoy le dije y que pasara? Es constante después ya lo harás sin necesidad de estar pensando. Y tu hijo lo sentirá.

Yo lo hice en 21 días. Anote en un calendario día a día. Escribía notitas para en el calendario, y lo logre.

Por esta razón te compartiré ideas para que con tu gran imaginación lo hagas tu mismo.

 

Buena Suerte.

BLOG

Deja un comentario

Comment
Name*
Mail*
Website*